Blogia
sellossellossellos

¿Cual es el sello más caro del mundo?

¿Cual es el sello más caro del mundo?

No es fácil contestar a esta pregunta. Al buscar información en distintos lugares de la red he llegado a la conclusión de que no está todo el mundo de acuerdo respecto a esta cuestión.

Para algunos, el sello más prestigioso del mundo es el "1 centavo negro," sobre papel magenta, de la Guyana británica. Fue emitido el año 1856, sin dentar e impreso en Georgetown.

Es una pieza única, de una gran rareza, aunque el sello no destaca por su belleza. Además su estado es muy precario y se encuentra un tanto deteriorado. Su historia dice que su descubridor, un joven que lo encontró entre un montón de papeles viejos, lo vendió a un tal McKinnon por un dólar y medio y que éste, cinco años más tarde, vendió su colección al comerciante de Liverpool Tomás Ridpath por aproximadamente 600 dólares incluyendo el centavo negro sobre magenta. Ridpath lo vendió a su vez por 750 dólares en el año 1880 al legendario conde italo-austriaco Phillipe la Renotiere von Ferrari, conocido en la historia de la filatelia como el coleccionista más notable por su especialización en adquirir los timbres más raros del mundo.

El nombre de Ferrari está también ligado a un misterio en cuanto a sus actividades durante la Primera Guerra Mundial, pues vivió en Paris en la Rue de Varenne y al comenzar la Guerra viajó a Suiza donde murió en 1917, disponiendo en su testamento que su colección pasara al "Reichpost Museum", de Berlín.

La colección no se localizaba, pero un día, casualmente, se encontró en su domicilio de París. El gobierno francés procedió a confiscarla como parte de la indemnización a cargo de Alemania por daños durante la guerra, y en el año 1922 sacó a pública subasta la colección, obteniendo por ella un total de dos millones de dólares.

En la colección se hallaba el famoso "negro sobre magenta" de Guyana y el 6 de abril de 1922 se puso en subasta. Aparentemente, el principal comprador lo era el agente inglés Charles Nissen que representaba al rey Jorge V del Reino Unido, quien fue un formidable filatelista y quien había dado autorización a su representante para que ofreciera por el sello hasta una determinada cantidad, desde luego muy superior a la que se suponía era su precio del mercado.

Sin embargo, el precio máximo ofrecido por el agente del rey, quien no podía ir más allá de las instrucciones recibidas, fue superado por el norteamericano Arthur Hind, de Utica, Nueva York quien lo adquirió por la entonces maravillosa suma de 33.250 dólares aproximadamente. De esta manera el único sello de sus Colonias que falta en la colección de la Corona Británica es el famoso centavo negro sobre magenta de la Guyana Inglesa.

Al dispersarse la colección Hind en 1935, el sello pasó a otras manos, encontrándose en la actualidad entre las posesiones de un banco Norteamericano. La última vez que se expuso fue en 1956, con motivo del centenario de este sello. Su valor es incalculable y ningún catálogo precisa la cotización del mismo, aunque fue valorado en los años setenta en 40.000.000 de pesetas.

Para otros, el sello más caro del mundo está en el libro de los Guinness como el objeto de mas valor por su peso... y es que resulta tan liviano que nadie diría que puede costar tanto. Es un sello sueco emitido en 1855, de tres chelines, y que fue impreso por error en color naranja. En 1996 fue vendido en Suiza por ¡2.000.000 de dólares! Este sello casi duplica en valor al ya citado anteriormente, "un centavo magenta", que tiene un valor estimado de algo más de 1.000.000 de dólares.

El sello más famoso y apreciado por los coleccionistas de los Estados Unidos es el emitido en 1918. Con valor facial de 24 centavos, colores rojo y azul, cuyo centro nos muestra una avioneta invertida. Este sello, del cual por error salió una hoja de 100 sellos con la parte central invertida, fue comprado por el coleccionista Sr. Robey en la oficina postal de Washington en hoja completa por 24 dólares y poco después vendida al comerciante Sr. Eugene Klein en Philadelphia por 15.000 dólares, quien poco después la vendió al muy famoso filatelista Coronel Green, que separó la hoja en varios bloques y sellos para que otros coleccionistas pudieran adquirirlos. En 1990 se vendió un bloque de cuatro sellos por más de un millón de dólares

Los Mauricios (sellos pertenecientes a la colonia británica de este mismo nombre), de un penique en naranja y dos peniques en azul, emitidos en 1847, los mandó emitir localmente la Sra. Gomm, esposa del gobernador, con el resultado de que el grabador se equivocó y en lugar de decir "Post Paid" (Porte Pagado), se imprimió "Post Office (Oficina Postal). Solamente circularon unos pocos, ya que el error se notó inmediatamente. Un sobre que circuló con uno de estos sellos se valora en más de 200.000 dólares, y constituye el sobre filatélico más caro del mundo.

Piezas valiosas de Suiza son el sello emitido en 1851 cuya cruz está bordeada en color azul, ya que regularmente se bordeaban en color negro, y la pareja emitida en 1843 por el Cantón de Ginebra, con la parte inferior desplazada. Estas piezas filatélicas suizas se las estima en 50.000 dólares cada una.

En cuanto al sello español más caro, está valorado en 100.000 dólares. Muestra la efigie de la Reina Isabel II, con valor de dos reales, de la emisión de 1851, que sufrió un error en el color (es azul y debería haber sido rojo anaranjado), del que sólo se conocen tres ejemplares.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres